22 de marzo de 2013

Domingo de Ramos: guión para la Misa



Antes que entre el sacerdote:

En esta santa celebración del Domingo de Ramos, la Iglesia da comienzo a la Semana Santa, la semana mayor de la liturgia, en la que se recuerda y se actualiza la redención de todos nosotros, realizada por Nuestro Señor Jesucristo.

Recordando la entrada gloriosa de Jesús en Jerusalén, guardamos un profundo silencio, silencio exterior pero también interior, para prepararnos renovar nuestra Fe en Jesucristo muerto y resucitado.


Cuando los laicos se acercan a leer las lecturas:

Las lecturas de hoy nos introducen en la historia salvífica, donde Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre  nos muestra hasta dónde Dios nos ama, dando su vida, voluntaria y libremente, para la remisión de nuestros pecados.

Oración de los fieles:

 a cada intención respondemos: “Por la Pasión de tu Hijo, escúchanos Señor”.

=Por la Iglesia de Cristo, para que el Señor la ayude a caminar tras los pasos de Jesús en el anuncio del Evangelio, oremos hnos….

=Por el Papa Francisco, y por nuestros Obispos y sacerdotes, para que el Señor los acompañe en el desempeño fiel de su ministerio, oremos hnos…..

=Por nuestro país, y por nuestros gobernantes, para que sean fieles a los valores cristianos y obren en consecuencia, oremos hnos….

=Por todos los enfermos y por todos los que sufren en el mundo, para que, uniéndose a la cruz de Cristo, encuentren consuelo y fortaleza, oremos hnos…

=Por los ancianos, por los adultos, por los jóvenes, por los niños, para que, cada cual en su edad y estilo de vida, puedan reconocer a Cristo como Dios en sus vidas, oremos hnos….

Presentación de las ofrendas:

Profundamente conmovidos por la lectura de la Pasión de Cristo, nos ofrecemos al Señor tal como somos como ofrenda de amor a Él. Presentamos el pan y el vino que se convertiran en el Cuerpo y la Sangre del Señor

Comunión, cuando el sacerdote está comulgando:

Esta santa Eucaristía, que vamos a recibir, nos fortalecerá para seguir el camino de Cristo, uniendo nuestra vida a la Suya.

Despedida:

Nos despedimos de cada uno de ustedes, conscientes que comenzamos hoy una semana donde acompañaremos a Nuestro Señor en su vía dolorosa. Que nuestra semana sea santa, piadosa y misericordiosa con los demás.